Artículos archivados en: TIC

Los millenials Twitter, los adolescentes Tumblr (en USA)

En la búsqueda de tendencias de uso de las TIC y de las plataformas de redes sociales por los jóvenes, me he encontrado con un dato curioso que puede orientar en cierta medida una línea futura de usos diferenciados por parte de las diversas generaciones de jóvenes. A través del interesante blog de Derek Bair , accedo a un artículo reciente de Aine Creedon publicado en el Non Profit Quarterly y titulado: “The Demographics of Users of Social Media, Summarized” en el cual nos presenta los datos resumidos de un estudio reciente elaborado por Business Insider. Un informe denominado “Social Media Demographics: The Surprising Identity Of Each Major Social Network“, que analiza algunas de las audiencias más amplias de los más grandes medios sociales, en base a sus características demográficas. Según A. Creedon, esta información podría ser muy útil para las organizaciones no lucrativas descubriendo que la mayoría de las características demográficas de la población, que la organización puede estar sirviendo, reside en el mundo de las redes sociales (social media).

En el sitio web de Business Insider se expresa que cada plataforma de redes sociales (social media, en un sentido amplio) ha cultivado una identidad única, gracias a la demografía de las personas que participan en su red. Algunas plataformas son las preferidas por los jóvenes, que son más activos por la noche, otras  lo son por profesionales de altos ingresos, que publican durante toda la jornada laboral. Ellos explicaban en otro informe reciente “por qué muchas marcas y las empresas necesitan plataformas centradas en estrategias de medios sociales, en lugar de una estrategia diluida que tiene como objetivo estar en todas partes a la vez”.

Porcentaje de usuarios de Internet por grupos de ingresos en cada Red Social
Fuente: Business Insider

Continue reading…

Un Kindle no se estropea

No daba crédito a lo que veía en esos momentos por televisión y, simultáneamente, le invadía su memoria mientras comía después de una larga jornada de trabajo, en la cual nada había funcionado en la oficina a causa de una desconexión general de los ordenadores. Mientras terminaba de comer con apetito uno de esos guisos que generosamente le preparaba de vez en cuando su madre y que, en ocasiones, reconocía no agradecérselo suficientemente, presenciaba absorta unas imágenes del Madrid de los años 80 que le llevaban a recordar, con una leve sonrisa cómplice en los labios, su primera visita a la capital. En aquéllos años en los que su inquieta juventud le sumía en una constante curiosidad por cada detalle de las conversaciones con sus amigas, le impactó en un instante la conducta extrañamente violenta e inusual que una de sus compañeras expresó en el taxi que les llevaría a su destino. De las tres amigas que le acompañaban en ese taxi madrileño que tomó por primera vez, la más seria, la que siempre mantenía una actitud reservada, aparentemente tímida, pero de firmes convicciones morales, se dirigió expeditivamente al conductor que las miraba girando la cabeza con cierta frescura: ¡callao! Tal fue la contundencia de su voz que el taxista volvió nuevamente su mirada al frente, giró el volante y, sin decir ninguna palabra, supuestamente cabizbajo les trasladó al centro de Madrid. Nunca había visto en tal tesitura a su tímida compañera, y llegó a pensar si ese era un comportamiento eficaz ante miradas descaradas. Cuál fue su sorpresa, me confesaba mi buena amiga; que al bajarse del taxi, manteniendo aún el conductor un silencio sepulcral al devolverles el cambio del billete, levantó la vista y leyó estremecida el nombre de la céntrica plaza madrileña a donde habían llegado.

Con esa escena rememorada ante el final del guiso y sin apartar de su vista el televisor, se disponía a elegir qué postre comer de entre las frutas que su médico le recomendaba cuando, de pronto, recibe un tono en su teléfono móvil, era un mensaje de su hija que hacía un par de días se había ido de casa a la ciudad donde trabaja. “Mamá, creo ke he dejado el Kindle por encima de la cama. Guárdalo bien, porfa. Besos”. En esos momentos de confusión ante la elección del postre, y dudando de la urgencia o no de aquello que le solicitaba su hija, pues cada vez que ella decía “porfa” era como si se tratase de una cuestión angustiosa, pensó en aclarar las prisas, y le respondió: “Es por si se estropea?” Pero su hija, que siempre era un lince en el uso intensivo de los móviles, no le contestó inmediatamente. Ante este hecho inusual en su hija, dejó la fruta escogida en el plato, una pera que es más diurética según dicen, y se fue a la habitación de ella convencida de encontrarla, como siempre, destartalada, pero con estilo.

lector Kindle

Continue reading…

Un matiz sobre jóvenes y brecha digital

Existe una convención generalizada de que la brecha digital es fundamentalmente generacional y no se explica por razones de origen social, renta o género. Y cobra especial relevancia el concepto de: Brecha digital generacional.

Así, nos encontramos con ideas fuerza como: “También hoy el concepto de “brecha digital”, que expresaba una preocupación en torno al cambio de siglo, ha perdido toda su carga. La “brecha” cuando existe lo es en sentido generacional, entre los “más mayores” y las personas jóvenes, y no tanto en sentido horizontal. …. El acceso a las tecnologías aparece cada vez más desvinculado de su relación con la renta, o el sexo.” (Espín, 2011)[i]

Dándose, también, el caso de autores relevantes como Castells quien señalaba hace unos años que “La brecha digital no existe”. Aún reconociendo que sí hay desigualdad en Internet. «Pero si ves la que hay con ir al teatro o comprar libros, hay más desigualdad en las viejas culturas que en la nueva tecnología», según este experto sociólogo.

Pero esta idea, que constituye una muestra palpable de la realidad en el uso y la inmersión de los diferentes sectores de población en las tecnologías de la información, no deja de ser parcial.

Esta clase de afirmaciones, que se convierten a menudo en atractivos titulares de prensa, además de expresar un hecho social irrefutable pueden encubrir, sin desearlo, aspectos diferenciales significativos en los procesos de exclusión o, de inclusión limitada y precaria, respecto al uso e integración de las TIC en la vida cotidiana de los jóvenes más desfavorecidos. Y por ello considero necesario contemplar algunas matizaciones al respecto.
Continue reading…

Aprendiendo de Adrián

La mayoría de adultos mostramos grandes expectativas sobre el protagonismo de los más jóvenes con la idea de que ellos serán capaces de adaptarse a ese mundo en “permanente transformación”, y con cierta sensación de que no tenemos la capacidad suficiente para encarar esos retos.(1) Aspecto que se observa en lo que denominamos “inversión del saber en la familia», al comprobar la notable dependencia de los mayores respecto al conocimiento y habilidad de los más jóvenes para dominar eficazmente los instrumentos tecnológicos que poseemos en casa.

Hablamos de “nativos digitales”, conforme al término sugerido por Prensky, una generación criada en el mundo digital que se caracteriza por una relación natural intuitiva con las nuevas tecnologías, frente al de “inmigrantes digitales” constituido principalmente por los mayores de 30 años educados en contextos más analógicos (o en periodos de transición hacia lo digital), lo cual no significa que estos no sepan utilizar sobradamente las tecnologías de la información. Los jóvenes las utilizan con espontaneidad y de forma lúdica porque han sido socializados en contextos tecnologizados a través de procesos de auto-aprendizaje y conocimientos informales, en tal grado que han desarrollado capacidades nuevas: mayor inteligencia visual, gusto por la hipertextualidad o el acceso no lineal a la información, inmediatez, más capacidad de resolución de problemas sin necesidad de consultar el manual de uso de un dispositivo, de equipos informáticos, de videoconsolas, teléfonos móviles, los videojuegos, Internet, el email o la mensajería instantánea, y han desarrollado la capacidad de socializarse en red. Se han convertido en un elemento estructural más de su vida cotidiana, hasta el punto de mostrar dificultad en explicar el significado que tiene para ellos. Consecuencia de una normalización enmarcada en sus procesos de socialización tecnológica.(2)

Es una “generación mutante” cuya característica principal es sin duda su tecnofilia. Por primera vez en la historia la generación de chicos nacidos entre mediados de los noventa y principios del año 2000 se están introduciendo a/en los medios (la cultura, el mundo, la subjetividad) a través del intermediario digital y no a través del papel o de la imprenta.(3) Enfocan su trabajo, el aprendizaje y los juegos de nuevas formas: absorben rápidamente la información multimedia de imágenes y videos, igual o mejor que si fuera texto; consumen datos simultáneamente de múltiples fuentes; esperan respuestas instantáneas; permanecen comunicados permanentemente y crean también sus propios contenidos. Y dentro de 20 años, este grupo podría constituir el 70% de la población mundial.(4)


Samuel López, Francisco José Martinez, Gabriel Navarro, Adrián Robles, Ramón Gonzálvez, Irene Gallego, Fuensanta Olmos.
(Fotografía: Daniel Robles)

Con el fin de conocer los contenidos que ofrecen en el entorno web los jóvenes pudimos contemplar con especial interés una muestra variada en las Jornadas Jóvenes y Web Social 2012, organizadas en octubre por la Concejalía de Deportes, Juventud y Turismo del Ayuntamiento de Murcia. Entre las propuestas destacó la participación de Adrián un chico de diez años que nos habló de su blog personal: www.blogdeadrianydaniel.blogspot.com, un blog que él inicia al conocer que su maestro tenía uno propio y le entusiasmó la idea hasta el punto de que hizo todo lo posible porque su padre, Daniel Robles, le orientase lo suficiente para realizarlo por sí mismo. Y en el que nos ofrece unas concretas «Razones por las que dejar a tu hijo tener un blog». Con la naturalidad y sencillez propia de un niño de su edad nos mantuvo absortos a todos los asistentes conforme relataba los pasos que había dado y el por qué de su blog. Y cómo entre sus compañeros de clase provocaba también cierta extrañeza y admiración por su creación.

Continue reading…

Adolescentes franceses y Twitter

En los últimos meses ha aparecido en varios medios franceses unos interesantes artículos con referencias a estudios, que tratan de describir y analizar las formas en que los adolescentes franceses se están incorporando a la plataforma de microbloging TWITTER, un artículo de Cécilia Gabizon , otro artículo de Lauren Provost y dos geniales artículos de Michaël Szadkowski. Sus observaciones y opiniones considero que constituyen referentes significativos a la hora de pensar cómo se va a ir utilizando este medio entre nuestros jóvenes en España.  Paso a traduciros y a exponer un resumen de sus contenidos:

Una frase que aparece destacada y que muestra su denominador común, y posiblemente deberíamos adoptar con cautela, es la siguiente: “Los adolescentes franceses han caído en las redes de Twitter”. Y, al mismo tiempo, como señala Lauren Provost: “Los códigos de Twitter evolucionan a medida que su audiencia rejuvenece”.

Los autores de estos artículos se apoyan en un una publicación realizada por la empresa ComScore en Francia y difundido por Le Figaro en julio, según la cual un 16 % de los jóvenes franceses entre 15-24 años estarían ya en Twiter. Sin embargo, el número de visitantes únicos por tramas de edad que ha aumentado más entre julio de 2011 y julio de 2012, corresponde a los internautas de más de 45 años: + 72 %. Este aumento es del 50 % para los de 15-24 años, del 9 % para los de 25-34, de 29 % para los de 35-44 años», según ComScore. Y casi uno de cada cinco jóvenes prefiere actualmente esta red a Facebook. Sin embargo, es ciertamente difícil ofrecer cifras precisas sobre el número de jóvenes usuarios de la red social en Francia, y la progresión de este número o proporción a sus otros miembros. Una de las causas es el tipo de datos personales que exige Twitter para dar de alta una cuenta, por lo que la edad es una referencia dudosa. Y por el hecho, además, de permitir crear varios perfiles (algunos falsos, o secundarios) por parte de un mismo sujeto. Estas dificultades hacen necesario recurrir a entrevistas para conocer las opiniones y usos de los mismos jóvenes.

¿Y qué expresan? Pues destaca una opinión que seguramente constituye un aspecto determinante a la hora de optar por Twitter, a saber: Facebook es también el “lugar” de los padres. Es decir, aunque puedan restringir el acceso de sus perfiles a algunos contenidos que cada joven pueda colocar en su muro, la mayoría de adolescentes se ven en la obligación de aceptar como “amigos” a sus padres. Pueden controlar en parte qué cosas ven, pero se percibe cierta sensación de “espionaje”, según manifiesta una de las chicas entrevistadas.

Más no sólo es el entorno familiar, otro de los adolescentes expresa por qué dejó Facebook: «Tenía toda la escuela en mi perfil. Me sentí bajo presión de tener que gestionar mi imagen, no se puede decir que no a aquellos que no lo hacen.”  Por el contrario, el riesgo de encontrar en Twitter a los miembros de su familia e incluso a sus compañeros de la escuela secundaria es aún bajo. «¡Twitter es justo para mí!», declara otro chico de 17 años que acaba de lanzar su cuenta, en este sitio donde «se toma un apodo y son libres para construir su personaje”. En Twitter “es como en la tele, la gente te mira, pero tú no tienes que fingir reconocerla”. Y se pueden “conseguir muchos fans” según tus mensajes más o menos picantes, de broma, o infantiles.

Otros consideran que no es más que una agitación en la Web, donde las modas se suceden. Después del MSN, mensajería instantánea, blogs y Facebook, los adolescentes buscan también en Twitter, aprovechando el anonimato de los apodos, la posibilidad de ser seguido por muchos “followers”. Un intento de disfrutar de la fama que ofrece la red, sin la molestia de una impronta que lleva su nombre y nunca se borra. Aunque, al principio, la motivación de estos jóvenes con Twitter era la curiosidad y la posibilidad de “seguir a celebridades”, los códigos y la jerga propios de esta red de microblogging (RTs, Hashtags, etc,..) se aprende gracias al apoyo y orientaciones de los amigos e iguales. Esta novedosa tendencia aparece justamente cuando Facebook deviene como algo “viejo”:

#GrâceÀTwitter je me suis rendu compte à quel point Facebook était nul. — FUCK YOU BITCH. (@ASongz_)

Dado que la impresión de anonimato sobre Twitter es mucho más grande, ellos se liberan allí de una cierta presión en torno a su vida digital. Y la conversación es más fácil, tanto con la gente que conoces como quien no. Twitter deja abolida la noción de “amistad” que requiere Facebook, y facilita la conexión con quién se quiera y comentar cualquier tweet sin precisar aquél tipo de relación. Y se basan en una ilusión: «los padres no conocen Twitter, somos más libres en cierto modo».
Continue reading…




Licencia de Creative Commons Gabriel Navarro (Blog personal) by Gabriel Navarro Carretero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España License. Creado a partir de la obra en http://www.gabrielnavarro.es/.
SUSCRBIR POR EMAIL E-Mail Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.flickr.com/people/gabriel_navarro/.

RSS Feed. This blog is proudly powered by Wordpress and uses Modern Clix, a theme by Rodrigo Galindez. Adaptado por Gabriel Navarro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies