Artículos archivados en: Muy personal

Youngsters at Royal Mile (Jóvenes en la Royal Mile)

Entre las diferentes opciones de vida a las que aspiran los jóvenes de cualquier parte del mundo, además de una lucha constante por intentar sobrevivir en una sociedad marcada por la incertidumbre asfixiante de un futuro difuso, una de ellas se materializa en el deseo de mostrar los límites de su propio talento artístico. Aunque tal reto resida, a veces, exclusivamente en la necesidad humana de demostrárselo a sí mismos, aparte de mostrarlo en ese entorno productivo habitado por miradas diseminadas entre espectadores, transeúntes, vagabundos y turistas.

Si buscásemos una ciudad en la que sumergirnos en una multiplicidad casi infinita de espectáculos artísticos de música, teatro, circo, danza, comedia, monólogos, magia, etc… , esa es Edimburgo. La capital escocesa se transforma durante el mes de agosto en un escaparate inmenso y abrumador de artes diversas. Por un lado el Edinburgh International Festival (EIF) nacido en 1947 con una programación selectiva y prestigiosa. Y el Edinburgh Festival Fringe (EFF) que surgió como alternativa al EIF bajo el argumento de que se debía facilitar y promover un sentido amplio de la cultura y de sus distintas manifestaciones, con el fin de superar enfoques elitistas y restrictivos con el potencial creativo de muchos artistas emergentes.

Lo más llamativo del FRINGE es que, potencialmente, cualquiera que posea un proyecto artístico escénico de cierta calidad y cierto nivel de talento puede participar. Muchas de las actuaciones que se presentan en su programación tienen la posibilidad de ser contratadas posteriormente en otros escenarios de renombre, ya sea en Gran Bretaña, ya en otras partes del mundo. Y su exhibición constituye uno de los trampolines más importantes para cualquier joven o cualquier colectivo de artistas. Sus más de 3.000 espectáculos y su impresionante y creciente cantidad de escenarios posibles el FRINGE puede considerarse como el evento cultural de amplio espectro temático y alternativo de mayor impacto en el mundo.

Youngs at Royal Mile

Continue reading…

Mi Tesis Doctoral en Psicología sobre jóvenes

Después de más de treinta y cinco años desarrollando mi labor en el ámbito de la información y el asesoramiento a jóvenes, he logrado culminar un reto muy especial en mi trayectoria profesional presentando mi Tesis Doctoral en Psicología titulada: «Análisis de la Relación entre la Estructura de Redes Sociales Personales y el Comportamiento Informacional Colaborativo en Jóvenes«, donde intento abordar diversos aspectos que influyen en la conducta de compartir información por parte de los jóvenes en una sociedad de la información tecnológicamente avanzada. El conjunto de ideas y enfoques que sustentan esta investigación han ido emergiendo a lo largo de bastantes años gracias, entre otras razones, a la interacción con mis compañeras y compañeros que comparten (o han compartido) su trabajo conmigo y, muy especialmente, a todos/as los/as jóvenes a quienes que he atendido o con los que he tenido la oportunidad de compartir algún proyecto o iniciativa y de quienes siempre he aprendido. El proyecto oficial que enmarcó esta investigación se pergeñó en 2013, su desarrollo final no hubiera sido posible sin el apoyo y las orientaciones técnicas que, de una manera certera, amable y generosa, me ha ofrecido mi directora de tesis, la profesora de la Universidad de Murcia y Doctora en Psicología, María Peñaranda Ortega.

Esta tesis responde a un enfoque teórico y aplicado multidisciplinar, pues adopta análisis diversos desde la Psicología Social, desde las Ciencias de la Información y desde el Análisis de Redes Sociales. Tuve la oportunidad y el honor de presentarla y defenderla el día 3 de julio de 2017 en la Facultad de Psicología de la Universidad de Murcia, obteniendo un Sobresaliente Cum Laude ante un tribunal de excelentes investigadores en estos ámbitos teóricos y disciplinas que atraviesan mi investigación, como: D. Isidro Maya Jariego, Doctor en Psicología y profesor de Psicología Social de la Universidad de Sevilla, Coordinador del Laboratorio de Redes Personales y Comunidades, y editor de la Revista REDES.  D. José Antonio Gómez Hernández, Catedrático del área de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad de Murcia, ha sido Director de los Estudios de Biblioteconomía y Documentación, Decano de la Facultad de Comunicación y Documentación, y Vicerrector de Comunicación y Cultura de la Universidad de Murcia, Director de la editorial universitaria (Editum) y Secretario General de la Unión de Editoriales Universitarias Españolas (UNE); gran experto en gestión de bibliotecas, e investigador sobre las nuevas alfabetizaciones informacionales y la evaluación de competencias informacionales de los estudiantes. Y, Dª Julia Osca Lluch, Doctora en Psicología, Científico Titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con destino en el Instituto de Gestión de la Innovación y del Conocimiento (INGENIO CSIC-UPV), instituto mixto del CSIC y de la Universidad Politécnica de Valencia, quién intervino como Presidenta de este Tribunal de Tesis.

Posteriormente a la presentación de las líneas principales de la investigación desarrollada, de sus aspectos metodológicos y de los resultados y conclusiones más destacadas, pudimos participar en un interesantísimo debate y discusión sobre una diversidad extensa de cuestiones en torno a los postulados de la tesis que, por momentos, hubiera deseado ampliar, pues surgieron una cantidad notable de cuestiones y nuevas propuestas de análisis que bien podrían materializarse en nuevas vías de investigación.

Red Social Personal conforme Tipo de Apoyo Social

Continue reading…

Impresiones ante un pintor retratando a una poetisa

Una mirada serena espera la huella de un gesto que le permita trazar en el lienzo un tono, un color, un juego de luz y sombras que ofrezcan con sentido el carácter de una mujer que, con expresión atenta, firme e iluminada de ternura, mira al artista pensando en qué palabras robar al viento para ese nuevo poema que tiene que crear.

Al contemplar esa fotografía en la que mi padre, el pintor Enrique Gabriel Navarro, se encuentra retratando a la poetisa y buena amiga, María Teresa Cervantes cuando ella tenía 23 años, les confieso que me provoca un amplio abanico de sensaciones, de admiración y de respeto tanto por quien se dispone a ejecutar con el pincel y la paleta su arte, como por quien posa con sutil parsimonia sabiendo que, junto a la quietud de su postura, tiene que esforzarse por transmitir al máximo toda su vitalidad interior. Y cuando disfrutamos del retrato al óleo en el que se transformó esa pose, plena de un solaz lúcido, no podemos más que reconocer que la expresividad de los ojos y de la tez de Mª Teresa era entonces, y es hoy en día, de una naturaleza entrañable.

Una profunda amistad unió a ambos artistas en su juventud, pergeñada en ese ateneo cultural que se respiraba en el seno del estudio de pintura del maestro Vicente Ros, y perduró en el tiempo a pesar de las distancias geográficas que les separaban durante muchos periodos de sus vidas. Si repaso las ideas y las sensaciones que mi padre me comunicó en varias ocasiones, sobre la dificultad y el abismal reto que le supone a un pintor realizar un buen retrato de una persona, estoy convencido de que con el cuadro de Mª Teresa disfrutó como buen artesano de los pinceles. No sólo percibo su afecto, realza también en su labor, para mi, una hermosa admiración. Entre sus lecturas, la poesía ocupaba un lugar especial para mi padre. Lo imagino leyendo las poesías de Mª Teresa, junto a las de Baudelaire y Celaya, antes y durante todo el proceso creador que le llevó hasta ese retrato.

EGN pinta a Maria Teresa Cervantes 1954

Continue reading…

Hablando sobre el #20D entre antiguos compañeros de bachiller

Hace más de 40 años un grupo de alumnos del primer Bachiller de Letras que se inició en el Instituto de Enseñanza Media Isaac Peral de Cartagena tuvimos la oportunidad de conocer la cultura romana y helénica en el marco de las clases de Latín y de Griego. Sin duda, algunas de aquéllas clases nos pudieron parecer más o menos atractivas o pesadas, pero entre los buenos profesores que nos enseñaron hubo quienes se esforzaron en transmitirnos ciertos aspectos de la antropología y el contexto social de la sociedad, de los debates y las batallas políticas de aquéllas antiguas épocas para facilitarnos, entre otras cosas, nuestra labor de traducción de los textos clásicos.

Más allá de lo singular de estas enseñanzas, quiero pensar que uno de los efectos que nos provocó esa aproximación a las historias de poder y del ejercicio de la iniciática democracia helena, o el ejemplo del “ágora” como escenario del encuentro y la discusión entre ciudadanos, consistió en marcarnos un referente imaginario de lo que debía esperarse de una conducta moral deseable de los ciudadanos en una sociedad dada. La gran mayoría de nosotros no teníamos conciencia clara de qué era eso de ser ciudadanos, pero nos tocó vivir los últimos años de la dictadura franquista y, posteriormente, el inicio del proceso democrático de nuestro país justo cuando nos despedimos de nuestro Instituto y comenzábamos otra etapa, bien en la universidad o en otros centros educativos, o en el mundo laboral.

A pesar de nuestras notables diferencias personales, de carácter, de ideologías, de trayectorias profesionales, y de estilos de vida que cada uno de aquéllos 22 alumnos del bachiller de letras tenemos (y teníamos ya entonces), hemos mantenido un vínculo cordial, afectuoso y de enorme respeto entre todos, no exento de las complicidades propias de haber convivido en nuestra primera juventud. Cada año nos volvemos a ver, al menos una vez, bastantes de aquél grupo. Y hablamos de casi todo con un especial interés, como si no dejásemos de aprender de y con los otros. A través de whatsapp mantenemos en ocasiones un contacto más inmediato. Y una de las propuestas que emergieron hace un par de días consistía en recoger algunas de nuestras diferentes opiniones sobre las recientes Elecciones Generales del 20D de 2015.

Mi compromiso era presentar en este post algunas de las opiniones de quienes han deseado transmitirlas, guardando en todo caso la privacidad de cada sujeto. Y a continuación las expongo.

Reencuentro Isaac Peral 1968-69 a 1974-75 (2011)b

Continue reading…

En la Calle del Duque de Cartagena

Daba un corto paso tras el otro con lentitud para asegurar que no pudiese resbalar en la cornisa del tejado de la casa vecina, debía andar un poco para llegar a una zona donde el descenso sobre las tejas era más cómodo y, al mismo tiempo, evitar caer hacia el otro lado donde una pared caía recta, cortada, como un muro de cinco plantas de altura, frente al patio de recreo de la Escuela Graduada de la Calle Gisbert, de donde surgía el griterío de los críos. Mi padre sujetaba a mi madre y le tapaba la boca, susurrándole: «no le digas nada ahora, no sea que pierda el equilibrio y se caiga». Y yo, pausadamente, iba tanteando las tejas deslizándome hasta el pequeño patio con algunos juguetes de los hijos de la vecina a quién llamábamos cariñosamente la «tata Isabel», en cuya casa en varias ocasiones nos quedábamos cuando mi madre debía salir. Tenía menos de cinco años y de aquellos pasos equilibristas sólo recuerdo mis ganas de jugar, junto a la seguridad y tranquilidad que tenía de llegar a mi destino. No sospechaba, como es lógico, lo aterrados que estaban mis padres, tanto en esos momentos que descubrieron mi pequeña aventura, como cuando imaginaban aquellas otras veces que habría realizado ese trayecto sin que se hubieran percatado.

Pues yo les conté que, en ocasiones, levantaba un poco la leve rejilla metálica que bordeaba nuestra terraza de la última planta de la Calle del Duque, nº 20, de Cartagena para saltar a los tejados colindantes y asomarme a las lumbreras de los patios de luces, que entonces me parecían luminosas construcciones impresionantes, para mirar abajo, y ver y escuchar a la gente. Ese era parte de mi espacio y de mi mundo infantil. Unas lumbreras que mi padre, el pintor Enrique Gabriel Navarro, plasmó con ternura en un óleo del que siempre lamentó haberse desprendido.

Calle del Duque. Cartagena

Continue reading…




Licencia de Creative Commons Gabriel Navarro (Blog personal) by Gabriel Navarro Carretero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España License. Creado a partir de la obra en http://www.gabrielnavarro.es/.
SUSCRBIR POR EMAIL E-Mail Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.flickr.com/people/gabriel_navarro/.

RSS Feed. This blog is proudly powered by Wordpress and uses Modern Clix, a theme by Rodrigo Galindez. Adaptado por Gabriel Navarro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies