¿Qué quito de mi Vitae?
por: Gabriel Navarro

Las escenas que se viven atendiendo la demanda de los jóvenes para encontrar trabajo, sea el que fuere, comprenden día tras día un dramatismo que va más allá de las imágenes habituales de colas de parados. La tensión y la angustia que tienen que soportar y controlar los orientadores de las oficinas de empleo no suele reconocerse públicamente; ellos son quienes les asesoran en como mejorar su capital formativo y les facilitan las pistas para elaborar su Currículum Vitae como carta de presentación que debe de mostrar aquello que se puede ofrecer al puesto de trabajo al que optan, sus habilidades, su experiencia y las competencias obtenidas. Y, al mismo tiempo, son la “cara oficial de la administración” a la que se enfrentan los desempleados depositando en ellos sus esperanzas y una difusa amargura por una situación injusta de la que los orientadores no son culpables.

En el caso de la mayoría de jóvenes parados se añaden varias circunstancias. Por un lado, la denominada “sobrecualificación” predominante que impide adecuarse a las reducidas ofertas de empleo, junto a otros infracualificados por que abandonaron sus estudios prematuramente; la ´precariedad´ creciente de los contratos, y también, la excesiva ampliación del periodo de búsqueda de empleo. Para la OCDE, el problema no se limita al alto número de jóvenes desempleados y subempleados sino que también es mayor que nunca el número de los que han desistido de buscar trabajo. Un informe del Youth Employment Network expresaba que «la infrautilización de los jóvenes en el mercado de trabajo puede desencadenar un círculo vicioso de pobreza intergeneracional y exclusión social». Un documento del National Bureau of Economic Research (NBER) demuestra que quien se ve expuesto a la recesión entre los 18 y 25 años tenderá a creer que el éxito en la vida obedece más a la suerte que al esfuerzo.

Tener empleo no sólo permite disponer de un salario, supone imponerse una organización del tiempo, mantener experiencias compartidas y relaciones personales, plantearse metas, y determina un estatus social y una identidad personal. Frente a ello, repetidos fracasos en la búsqueda de empleo acaban en apatía, vergüenza ante los demás y resignación, en un sentimiento de culpabilidad al pensar que es uno mismo el principal responsable de la situación. La OIT en 2010 decía: «La incapacidad de encontrar empleo genera una sensación de inutilidad y ociosidad entre los jóvenes, y puede elevar los índices de criminalidad, problemas de salud mental, violencia, conflictos y consumo de drogas».

IMGP5625

El desempleo interrumpe el proceso de identidad personal y genera una experiencia de fracaso, según Jahoda, y provoca repercusiones psicológicas como pérdida de autoestima, sentimientos de inseguridad y de fracaso, experiencia de degradación social, vergüenza o sentimiento de culpa, aspectos que afectan al concepto que tiene el individuo de sí mismo. Se sabe que el grado de apoyo social que posea en su entorno un joven constituirá uno de los elementos esenciales para amortiguar su malestar, en el cual la familia se convierte en el verdadero “Estado del Bienestar” estirando al máximo los menguantes recursos de que dispone. Pero las perspectivas también son dramáticas. El desempleo provoca una disminución de ingresos económicos, una transformación en las relaciones sociales y un cambio en el lugar donde residía el ejercicio de la autoridad. Estos cambios provocan una desensibilización en las relaciones entre los miembros de la familia y entre ésta y el medio social en que se desarrolla. Aparece un incremento en las peleas y un retraimiento de la vida social generalizado. A medio plazo, se pierde el ánimo en actividades e intereses sociales y disminuye el interés en la política, entre otros aspectos.

Tampoco la reciente reforma laboral augura un escenario distinto, el nuevo ´contrato de trabajo indefinido de apoyo a los emprendedores´ incentiva la contratación de las personas que cobran prestación contributiva por desempleo frente a los jóvenes que generalmente no tienen este tipo de prestaciones. En el contrato de formación y aprendizaje se ha suprimido la obligación para el comienzo de la formación, así que puede finalizar y no haber recibido la formación prevista.

Una de las formas singulares que observamos en los jóvenes para intentar superar el estigma social del parado es modificar las estrategias de búsqueda de empleo. Como predominan los sobrecualificados, ahora realizan un curriculum vitae A y el B. El A, es el real. El currículum B es una adaptación a una determinada oferta de trabajo, que está por debajo de las responsabilidades que por experiencia, formación, le corresponderían al candidato. El caso es que cuando consiguen alguna entrevista, ya no sólo tienen que demostrar esos límites de su curriculum B; además, tienen que representarse como tales, quitando aspectos diversos de su vida, tanto en lo referente a su formación como en partes esenciales de su identidad como ciudadanos. Las respuestas que obtienen, quienes lo consiguen, son desalentadoras, y la duda que emerge es cómo adaptar lo que se quita del curriculum vitae a cada oferta concreta y como se ubica cada sujeto en esos nuevos papeles vitales recortados.

Ya no se trata solo de aceptar una degradación ante el posible empleador, se configura en lo real una identidad con la vitae reducida. Recuerda lamentablemente esa frase atribuida a Freud: «En esta vida para ser feliz hay dos opciones: hacerse el idiota o realmente serlo».

(Artículo publicado en Diario La Opinión de Murcia 31/3/2012 :
www.laopiniondemurcia.es/opinion/2012/03/31/quito-vitae/395587.html )

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Compartir en Facebook